Trastorno por Consumo de Opioides

Prevención

¿Qué son los opioides?

Los opioides son un tipo de droga que incluye la heroína (una droga ilegal); los opioides sintéticos como el fentanilo; y los analgésicos recetados como la oxicodona (OxyContin®), la hidrocodona (Vicodin®), la codeína, la morfina, entre varios otros.

Opioides recetados: el consumo de opioides recetados conlleva riesgos graves de adicción, de abuso y de sobredosis, y puede producir también una gran cantidad de efectos adversos incluso cuando se respetan las indicaciones del profesional de la salud que los receta.

El fentanilo y otros opioides sintéticos: el fentanilo y otros compuestos similares, como el carfentanilo, son similares a la morfina, pero entre 50 y 100 veces más potentes. Si una persona consume una dosis alta de opioides, sobre todo de opioides fuertes como el fentanilo, corre el riesgo de que su respiración se detenga por completo, lo que le puede llevar a la muerte.

La heroína: la heroína es una droga muy adictiva que se elabora a partir de la morfina, la cual se extrae de la planta adormidera (también conocida como amapola del opio). Algunos analgésicos opioides recetados producen efectos similares a los de la heroína. Se han realizado investigaciones que indican que un consumo indebido de dichos fármacos puede derivar en el consumo de heroína.

Los analgésicos recetados pueden ser de mucha ayuda si se consumen de acuerdo con las indicaciones de un profesional de la salud. Sin embargo, un consumo indebido de opioides puede generar dependencia física, tolerancia, adicción y sobredosis posiblemente letales.

Consumo de drogas y adicción a las drogas: ¿en qué consisten?

La mayoría de las personas que consumen drogas por primera vez lo hacen de manera voluntaria. Sin embargo, con el tiempo pueden producirse cambios en el cerebro de una persona adicta que afectan el autocontrol y la capacidad para resistir impulsos incontrolables de consumir drogas.

Prevención

Hay muchas formas de ayudar a disminuir la exposición a los opioides y a prevenir el Trastorno por Consumo de Opioides (TCO), como las siguientes:

Antes de consumir medicamentos con opioides para dolores intensos o crónicos, puedes intentar lo siguiente:

  • Habla con tu médico sobre las distintas opciones de tratamiento para el dolor, incluidas aquellas en las que no se necesitan fármacos recetados.
  • Cuéntale a tu médico sobre tu historia clínica y sobre cualquier antecedente de consumo indebido de sustancias o de adicción a las drogas o al alcohol, ya sea propio o de alguien de tu familia.
  • Hablen sobre todos los riesgos y los beneficios del consumo de opioides recetados.

Hablar con sinceridad con tu profesional de la salud es una buena manera de garantizar que recibas atención segura, efectiva y adaptada a tus circunstancias. Una buena idea es que pidas una cita de seguimiento con tu médico para que reevalúe tu dolor, y para que te brinde orientación sobre algunos síntomas de abstinencia que puedes experimentar al finalizar el tratamiento si has estado consumiendo opioides durante más de un par de días. También es importante destacar que no debes consumir opioides en grandes cantidades o con más frecuencia de la que te recetaron.

Comienza tu recuperación hoy, encuentra tratamiento cerca de ti.

Se puede acceder a los servicios del TAM en varios lugares y a través de una gran red de médicos y establecimientos, entre los que se incluyen muchos médicos de atención primaria. Encuentra un proveedor del tratamiento cerca de ti.

Ubicaciones de tratamiento

Ingresa un código postal para comenzar.