Comienza tu recuperación hoy, encuentra tratamiento cerca de ti.

Se puede acceder a los servicios del TAM en varios lugares y a través de una gran red de médicos y establecimientos, entre los que se incluyen muchos médicos de atención primaria. Encuentra un proveedor del tratamiento cerca de ti.

Ubicaciones de tratamiento

Ingresa un código postal para comenzar.

Más de 2,5 millones de estadounideses sufren del Trastorno por Consumo de Opioides

Se ha demostrado que el TAM resulta clínicamente efectivo y que reduce significativamente la necesidad de internaciones de desintoxicación para estos pacientes. El TAM pone a disposición de los pacientes un programa integral, individual y adaptado de medicamentos y de terapias conductuales.

Eficacia del TAM

¿Qué es un opioide?

Un opioide es un tipo de droga que se encuentra en algunos analgésicos recetados, como también en ciertas «drogas callejeras» como la heroína. Los opioides recetados pueden ayudar a controlar el dolor siempre que se consuman de acuerdo con las indicaciones de un médico. El uso incorrecto de opioides puede causar adicción y provocar efectos adversos, e incluso la muerte.

Preguntas frecuentes
Mito:

El TAM solo cambia una adicción por otra.

Realidad:

El TAM abarca tanto los componentes biológicos de la adicción como los conductuales. Las investigaciones señalan que una combinación de medicamentos y de terapias conductuales puede tratar los trastornos por consumo de sustancias (drogadicción) y ayudar a lograr una recuperación sostenible.

Mito:

El TAM solo sirve como una solución a corto plazo.

Realidad:

Las investigaciones demuestran que el índice de éxito a largo plazo es mayor en los pacientes que permanecen en el TAM por un mínimo de 1 a 2 años. En la actualidad, no existen pruebas que confirmen los beneficios de suspender el TAM.

Mito:

La afección de mi paciente no es lo suficientemente grave como para necesitar el TAM.

Realidad:

El TAM utiliza numerosas y diferentes opciones de medicamentos (agonistas, agonistas parciales y antagonistas) que se pueden adaptar para satisfacer las necesidades exclusivas de cada paciente.

Mito:

El TAM aumenta el riesgo de sobredosis en los pacientes.

Realidad:

El TAM ayuda a prevenir la sobredosis. Incluso el consumo de opioides por única vez luego de la desintoxicación puede derivar en una sobredosis letal o potencialmente letal. Luego de la desintoxicación, la tolerancia a la euforia que se experimenta al consumir opioides continúa siendo más alta que la tolerancia a la depresión respiratoria (hipoventilación).

Mito:

El TAM solo altera y dificulta el proceso de recuperación del paciente.

Realidad:

Se ha demostrado que el TAM ayuda a los pacientes en recuperación y mejora su calidad de vida, el nivel de su funcionamiento o desempeño, y su habilidad para lidiar con el estrés. Ante todo, el TAM ayuda a disminuir las probabilidades de muerte durante las etapas iniciales del proceso de recuperación.

Mito:

No se ha comprobado que el TAM resulte más eficaz que la abstinencia.

Realidad:

La eficacia del TAM está comprobada, y es el tratamiento que se recomienda para pacientes con adicción a los opioides. Las academias, las asociaciones y los institutos que destacan el TAM como el tratamiento principal para la adicción a los opioides son muchos y variados. Entre ellos se incluyen los siguientes: la Academia Americana de Psiquiatría de la Adicción; la Asociación Médica Estadounidense; el Instituto Nacional sobre el Abuso de Drogas; la Administración de Salud Mental y Abuso de Sustancias; el Instituto Nacional sobre el Abuso del Alcohol y el Alcoholismo; los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades; entre otras.

Mito:

La mayoría de los planes de seguro médico no cubren el TAM.

Realidad:

Todos los programas estatales de Medicaid cubren al menos 1 medicamento del TAM, y la mayoría cubre los tres (metadona, buprenorfina y naltrexona). Además, la Ley Federal de Paridad para la Salud Mental y Equidad Frente a la Adicción (MHPAEA) de 2008 exige que las empresas aseguradoras y los planes grupales de salud brinden los mismos beneficios para los tratamientos y servicios de salud mental o de consumo de sustancias que los que brindan para la atención médica o quirúrgica.

Mitos sobre el tratamiento con ayuda de medicamentos.

Mitos sobre el TAM

Recursos