Tratamiento con Ayuda de Medicamentos

¿Cómo es el proceso de tratamiento?

El tratamiento del Trastorno por Consumo de Opioides (TCO) comienza con un diagnóstico del paciente por parte del proveedor del TAM durante el cual se pueden analizar todas las opciones de tratamiento recomendadas. La situación es diferente para cada paciente, por lo que la decisión de cuál es la mejor opción de tratamiento es compartida entre paciente y médico. Sin embargo, cualquier medicamento recetado durante el TAM debe usarse conjuntamente con consejería y otros tipos de apoyo.

Plan de tratamiento

Luego de analizar el diagnóstico y las opciones de tratamiento con el médico, llega el momento de terminar el plan de tratamiento.

Es común, tanto para el paciente como para el médico, firmar un acuerdo en el que se explica qué esperar durante el tratamiento. El acuerdo puede incluir lo siguiente: los objetivos que se busca alcanzar con el tratamiento, los medicamentos que se utilizan, el cronograma del tratamiento y un plan de consejería.

El plan de tratamiento también puede incluir lo siguiente:

  • Consultas regulares en el centro médico o con el médico del tratamiento.
  • Medicamentos: por lo general se receta metadona, buprenorfina o naltrexona.
  • Compromiso del paciente a colaborar con el tratamiento.
  • Riesgos de recaídas y otras cuestiones relacionadas con la seguridad.

Participación del paciente

Está demostrado que la participación del paciente en sus propios tratamiento y recuperación mejora los resultados. El tratamiento será continuo, ya que la adicción es una enfermedad crónica. Por este motivo, es de muchísima importancia que el plan de tratamiento se acuerde con anticipación.

Al mismo tiempo, el paciente debe sentir que se le trata con respeto y dignidad. Además, si surgen preocupaciones al inicio del tratamiento o durante algún cambio en el transcurso de este, el paciente debe sentir que puede expresarlas y que se le escucha.

Para evitar problemas de salud, los pacientes deben contarle a su médico sobre cualquier medicamento que estén tomando, o si beben alcohol con regularidad. Esto es muy importante: algunos medicamentos y el consumo regular de alcohol pueden inteferir de forma grave con ciertos medicamentos del tratamiento.

Entre las responsabilidades básicas de los pacientes, se incluyen las siguientes:

  • Asistir a todas las citas médicas.
  • Acceder a un análisis de detección de drogas de forma regular.
  • Tomar los medicamentos según las indicaciones del médico.
  • Consumir solo las drogas que se recetan.
  • Permitir y alentar la participación de familiares y amigos en el tratamiento.
  • Evitar las personas, los lugares y las situaciones que puedan causar un reinicio en el consumo de sustancias después de un periodo sin hacerlo (también conocido como recaída).

Medicamentos

La mayoría de los planes de tratamiento incluyen medicamentos. El tipo de medicamentos que se elige depende de varios factores, incluidos las diferentes circunstancias que atraviesa cada paciente y el contexto del tratamiento.

Los medicamentos más comunes para el tratamiento del TCO son la metadona, la buprenorfina y la naltrexona. Para obtener más información al respecto, consulta la sección Medicamentos recetados en el TAM.

Se recomienda que, conjuntamente con el uso de cada uno de estos medicamentos, los pacientes tengan acceso a servicios de consejería.

Cada medicamento funciona de forma diferente y tiene sus propios riesgos y beneficios. Además, la forma de iniciar la terapia farmacológica con cada uno de ellos es diferente. Una vez que se inician, pueden tomarse sin problemas durante años. El médico y el paciente deben analizar juntos los riesgos y los beneficios que supone cada fármaco.

Usados correctamente, estos medicamentos NO causan una nueva adicción, sino que ayudan a los pacientes a lidiar con la adicción para poder recuperarse.

Si el paciente no responde bien al primer medicamento que se elige, puede buscar, junto con el médico, otro medicamento más adecuado a sus necesidades.

Consejería

La consejería es una parte importante del tratamiento y, por lo general, se la necesita en simultáneo con la terapia medicamentosa.

La consejería debe realizarse con un médico o profesional de la salud calificado; esta persona desempeñará un rol sumamente importante como parte del equipo de cuidado del paciente. La consejería puede realizarse en el mismo lugar en donde se lleva a cabo la terapia farmacológica o en otro lugar ajeno, pero siempre de la mano de un profesional médico.

El objetivo de la consejería es ayudar a los pacientes a abordar problemas personales, sociales u otros problemas que puedan contribuir a su adicción. A continuación enumeramos, a modo de ejemplo, algunos de estos problemas:

  • Sentimientos de baja autoestima.
  • Situaciones difíciles en el trabajo o en la casa.
  • Compañía de personas que consumen drogas o alcohol.

Además de consejería, se motiva a los pacientes a unirse a grupos de apoyo con otros pacientes que también están en proceso de recuperación.

La consejería no es solo para el paciente. También hay grupos de apoyo para los familiares y amigos de quienes están luchando contra la adicción. Recuerda que la adicción también afecta a los familiares y amigos de la persona adicta.

Abstinencia

La abstinencia de opioides hace referencia a la amplia variedad de síntomas que pueden presentarse cuando una persona deja de consumir opioides. La abstinencia puede durar hasta 10 días, pero dura, por lo general, entre 3 y 5 días.

Aunque puede causar síntomas preocupantes (como vómitos, calambres y exudación), la abstinencia raramente supone peligro de muerte.

En casi todos los casos, se recomienda evitar un «corte en seco» o abandono repentino y, por el contrario, se prefiere el uso de medicamentos para controlar la abstinencia (también llamado manejo de la abstinencia). Intentar el abandono repentino puede causar un deseo de consumo aún mayor y un consumo continuado.

El manejo de la abstinencia del paciente por su cuenta o con consejería no es lo mismo que el tratamiento de la adicción a los opioides, y abordarlo de esa manera puede aumentar el riesgo de una recaída. Cuando se trata a alguien por adicción a los opioides, se recomienda la terapia farmacológica de mantenimiento en conjunto con consejería y algún otro tipo de apoyo. Se define como terapia farmacológica de mantenimiento al uso de medicamentos en personas con adicción de acuerdo con un cronograma regular.

Apoyo de familiares y amigos

Los familiares y los amigos cumplen un rol muy importante en la recuperación del paciente. Por tal motivo, deberían intentar aprender lo máximo posible sobre la adicción en cuestión para aumentar las probabilidades de una recuperación duradera.

Los lugares, las personas y los eventos que se asocian con la adicción pueden contribuir a una recaída. En consecuencia, es muy importante que el paciente los evite, al igual que debe evitar otros contextos o estímulos que le hagan recordar su consumo de drogas. Además, debe aprender a reaccionar ante esos disparadores de formas que no supongan el consumo de alcohol o de drogas. Esto requiere el apoyo y la motivación continuos de los familiares y los amigos que se encuentran fuera de ese ambiente.

Comienza tu recuperación hoy, encuentra tratamiento cerca de ti.

Se puede acceder a los servicios del TAM en varios lugares y a través de una gran red de médicos y establecimientos, entre los que se incluyen muchos médicos de atención primaria. Encuentra un proveedor del tratamiento cerca de ti.

Ubicaciones de tratamiento

Ingresa un código postal para comenzar.